No lo podemos permitir. Tras 17 años de trabajo y entrega, Casa Oberta obtiene como respuesta el abandono.

De este modo, las viviendas tuteladas de esta entidad dejan de prestar servicio, con todo lo que ello supone y conlleva. Una despedida que ahora se hace oficial y que queda rubricada con este video que resume sus años de esfuerzos, lucha y trabajo dejando grandes ejemplos de ciudadanía como el de Salud Hernández.

Casa Oberta


Patim en red

 
 
 

mod_eprivacy