Patim ha vuelto a salir a la calle para sensibilizar a la sociedad de que es necesario redefinir los modelos de prevención para generar una respuesta coordinada y grupal ante las adicciones, tanto tóxicas como no tóxicas. La banalización del consumo de sustancias tóxicas por parte de los jóvenes sigue siendo un tema preocupante y es necesario redefinir tanto el modo como los mensajes que lanzamos a quienes empiezan a consumir sustancias -legales o ilegales- o tienen problemas con el juego, especialmente on line.

Con motivo de la celebración del Día Internacional contra el uso indebido y el tráfico ilícito de drogas, Patim ha instalado cuatro mesas informativas en el casco urbano de Castellón, el Grao así como otra en la estación de trenes de Valencia, desde las que parte del equipo profesional y personas voluntarias han incidido en que la mejor forma de frenar los efectos de las drogas es la educación.

Naciones Unidas acompaña la campaña de este año con el lema “Escucha primero”. Un concepto que resulta fácil de entender pero que muchas veces difícil de llevar a la práctica por las dinámicas laborales, familiares y sociales que nos rodean. “Tenemos muy claro que con posturas prohibicionistas o actitudes sancionadoras no podemos llegar a ningún lugar. Que la educación es fundamental para ofrecer una respuesta integral al fenómeno de las adicciones. Y eso significa que hemos de educar a las personas en lo que supone la libertad y también, en las consecuencias y la responsabilidad que conlleva esa libertad. Un proceso que empieza desde la escuela y que debe continuar en casa”, remarca el presidente de Patim, Francisco López y Segarra.

Al analizar las políticas sobre adicciones y empleo, López y Segarra, ha insistido en que es necesario un cambio en el enfoque actual. “Detrás de los números hay personas que sufren y están desesperadas. Las políticas de salud y de empleo deben mirar a las personas y a su entorno. Debemos exigir a quienes nos representan en el Congreso, el Senado o en las administraciones autonómicas, provinciales y locales que se atrevan a cambiar y pongan a las personas en el centro de las políticas”, asegura.

Como organización no gubernamental fundada en 1985, Patim está reconocida también como entidad consultora especial de Naciones Unidas en el ámbito de las adicciones. Cuenta con varios centros en Castellón y Valencia para el tratamiento de las adicciones, la promoción del empleo para las personas en riesgo de exclusión y la prevención de la violencia de género. En el último año atendió a 1.078 personas a través de sus programas y servicios. Esta jornada se completa con la instalación de un cartel de grandes dimensiones en la fachada de la sede de Patim, la celebración de una jornada de ocio saludable en la comunidad terapéutica Los Granados con motivo de la Noche de San Juan y la publicación del Manifiesto Patim 2017 que se ha elaborado para esta conmemoración institucionalizada por Naciones Unidas en 1987.

Enlace al manifiesto 2017


 

 
 
 

mod_eprivacy