Pocas veces un simple gesto puede dar tantos resultados en el estado español. Si lo medimos en personas, se traduce en 6.451 empleos directos, indirectos e inducidos. Si se traslada al ámbito del voluntariado supone 24.251 personas voluntarias. En cifras absolutas 267.020.297,86 euros. Esto es lo que se ha recaudado con la asignación tributaria del IRPF del año 2009. El 0,7% del IRPF de quienes marcaron la casilla “para otros fines sociales” en su declaración de la renta y que se destina a subvenciones para ONG que se están desarrollando en la actualidad.

Durante los últimos años, esta cantidad ha mantenido un incremento sostenido. Desde 2004 ha aumentado un 131%. Y a pesar de la crisis, en la convocatoria 2011 se ha conseguido fijar esta tendencia, con un ascenso del 1%. Según los datos del Ministerio de Sanidad y Política Social e Igualdad se han recaudado dos millones de euros más para destinarlos a programas y acciones de entidades del Tercer Sector.

Un total de 405 entidades han conseguido que 1.072 programas tomaran forma en 2010 a través de esta línea de subvenciones. Se estima que más de 5 millones de personas habrán sido atendidas cuando finalicen estos programas.

Patim es una de las organizaciones que han logrado financiación para desarrollar 8 programas, a cargo del IRPF en 2010, dirigidos a desempleados y colectivos en riesgo de exclusión, así como al mantenimiento de servicios y estructuras fundamentales para afianzar la red asistencial. A través de UNAD y Red Araña, plataformas de ámbito estatal, se ha obtenido respaldo económico para el centro ambulatorio, la comunidad terapéutica, el centro de día, la vivienda de apoyo a la inserción, la prevención de entornos vulnerables, la intervención con personas con VIH/sida y la intervención en conductas violentas. Además, de un programa específico para la inserción laboral de personas drogodependientes, básico para consolidar su estabilidad social y emocional, ya que carecer de un empleo es un nuevo fenómeno de exclusión social y el endeudamiento agrava todavía más esta situación. Todo ello ha sido posible gracias a un gesto que cada año cobra más sentido. Gracias a quienes marcaron la “x solidaria” en su última declaración de la renta.

Francisco López y Segarra

Presidente de Patim


Patim en red

 
 
 

mod_eprivacy