adicciones no toxicas. Ludopatía

Con motivo de la celebración del Día sin juego de azar, el 29 de octubre, hacemos públicas una serie de reflexiones que pueden ayudar a interpretar la magnitud de este hecho social. Todas ellas, enmarcadas en un contexto definido por la escasa respuesta de la administración, que provoca que las ludopatías acentúen la impotencia de las familias, la crisis económica y por la proliferación de los juegos fuera de control, que se convierten en un peligro para la juventud.

Escenificación del taller de artes escénicas "Actúa">>

10cm2011
    Manifiesto
  • El número de casos que demandan información no ha parado de crecer. Las adicciones no tóxicas ganan cada día más protagonismo pero, a pesar de ello, existe un porcentaje elevado de personas que no inician tratamiento terapéutico.
  • La invisibilidad de las adicciones no tóxicas minimiza la percepción del problema en la sociedad.
  • En el caso de las mujeres, la ludopatía se ve acentuada por los estigmas sociales.
  • Los servicios de atención deberían contemplar el tratamiento a familiares y diseñar programas de prevención. Es necesario reforzar la inversión pública dirigida a prevención y tratamiento de la ludopatía destinando los beneficios que obtiene derivados de los juegos de azar.
  • Pedimos que se prohíba todo tipo de publicidad del juego de azar y virtual, haciendo especial hincapié en los programas deportivos.
  • La legislación debería poner énfasis en las nuevas formas de juego, especialmente en el juego “on line”, en las facilidades del acceso para menores, así como en la captación de clientes a través del juego.
  • Solicitamos al Gobierno que no autorice nuevas loterías y evalúe la capacidad adictiva de las que ofrecen una respuesta inmediata. Un estudio realizado en Patim sobre máquinas recreativas de tipo B (tragaperras), pone de manifiesto que se produce mayor gasto cuando el resultado de la jugada (tanto si se obtiene premio, como si no) aparece inmediatamente que si se demora unos pocos segundos.
  • Las personas con prohibición de acceso a casinos y bingos a petición propia o por mandato judicial supera las 80.000 personas, según las cifras de los registros estatal y autonómico.
  • España es el segundo país del mundo donde más se juega por persona
  • Creemos conveniente que se proceda a retirar las máquinas ‘tragaperras’ de los locales de hostelería.

Patim en red

 
 
 

mod_eprivacy